info@neoemprendedores.com
Neoemprendedores

Inicia, asienta y comparte tu idea de negocio

El inicio

La gran mayoría de las ideas surgen por una sola razón. La necesidad.

La necesidad es la la chispa, el origen y el nacimiento de nuestra idea de negocio. ¿ Por qué en la actualidad, con la crisis económica de España, se ha incrementado el número de emprendedores en los últimos tiempos?. Por necesidad.

La necesidad es la chispa del espíritu emprendedor, pero en ocasiones también puede cegar el razonamiento y el análisis de la idea. Debemos ser muy cuidadosos a la hora de escoger nuestra idea de negocio. Además, debemos añadir algo a esa idea, una característica que la diferencia de las demás, debe ser única o casi única.

Por ejemplo, yo puedo tener una idea de negocio: Quiero montar una tienda de arreglos de ropa. Supongamos que, en un principio, esa tienda no es única y hay muchas en los alrededores de mi localidad. Sin embargo, si decido montar una tienda de arreglos de ropa por internet tengo más posibilidades de convertirla en  única o casi única.

El asentamiento

Las ideas de negocio deben asentarse durante un tiempo. Es importante que ese asentamiento no se extienda de forma prolongada, convirtiéndose en tiempos lejanos y futuros, ni tampoco que se conviertan en asentamientos  de períodos fugaces. Por ello existen:

  • Ideas platónicas: Son aquellas ideas que permanecen un período de tiempo muy prolongado en la mente y que nunca se convierten en acción. Estas ideas suelen caducar por dos motivos; porque el mercado se satura de la misma idea (competencia elevada) o porque la idea se convierte en inviable (debido a factores externos o internos, como cambios legislativos, problemas financieros o, incluso, personales).
  • Ideas volátiles: Son aquellas que surgen en un periodo de tiempo muy corto y, por lo tanto, se desvanecen como una estrella fugaz.  En un periodo de 24 a 48 horas estas ideas desaparecen. Eso no quiere decir que existan emprendedores impulsivos que en 24 horas o 48 te monten un negocio de la nada y después de hacerlo se den cuenta de que era una idea volátil.

Estos dos tipos de ideas tienen taras y, por eso, las probabilidades de éxito del negocio son muy bajas. Si desarrollas algo que en su origen esta viciado, el desarrollo será erróneo o defectuoso, y el problema no es de la acción en muchas ocasiones, sino de la idea. Debemos buscar aquellas ideas que permanezcan en el tiempo el período justo y, sobretodo, que pasen una serie de filtros, asentamientos mentales y puntos de vista diferentes. Lo mejor para todo ello es compartir tu idea, o mejor dicho,  tu sueño.

Compartir. ¿Con quién?

  1. Con la Familia: Es esencial que exista un apoyo de la familia. Si no existe apoyo familiar o de la pareja, las probabilidades de éxito de la idea se reducen a la mitad y, por lo tanto, las probabilidades de éxito del negocio en general son bajas o nulas.
  2. Con los amigos: Es importante distinguir amigos de compañeros o amigos con “sombras“. Si uno no está seguro de contarle su idea-sueño a un amigo…es porque no es su amigo. Es imprescindible seguir un ritual:
  • Amigo pesimista: Contarle tu idea de negocio a tu amigo pesimista te ayudará a conocer cuales son los factores negativos de tu idea. Si tiene taras, errores en la actualidad o futuros errores que te puedas encontrar en la acción de la misma. No deseches ninguno, absórbelos y asiéntalos junto con la idea. ¡Apúntalos en un papel!.
  • Amigo optimista: Contarle la idea a tu amigo optimista es, en ocasiones, más motivación que realidad, pero la motivación es muy necesaria para poder pasar a la acción. No deseches la información que te dé y, como no, ¡apúntala en un papel!

Compara las dos hojas de papel y tras absorber la información que te dieron sintetiza toda la información en diez puntos.

  • Compañeros: No les cuentes la idea. Pueden ser un obstáculo y te pueden copiar (mal) el negocio.

Si tu idea está asentada y compartida, entonces se ha pulido lo suficiente. Esta preparada para pasar a la acción.

Tu idea de negocio

La idea es la luz que ilumina el camino del emprendedor

Sobre el Autor

Econimista, formador, asesor, emprendedor y humanista.

Deja una respuesta

*

captcha *